miércoles, 11 de noviembre de 2015

Misteriosos habitantes de la noche

MISTERIOSOS HABITANTES DE LA NOCHE

(Todos los derechos reservados)

Eduardo José Alvarado Isunza

ealvaradois@yahoo.com

Es lo más avanzado de la noche y la angustiante oscuridad envuelve cuanto existe. Con el lejano bullicio de algunas fiestas escucho algo semejante a voces, llantos o gritos. Afino mis sentidos para tratar de asociarlos con algo normal, una risa o una plática en un poste donde alguna pareja de amantes aprovecha la escasez de luz para tocarse. Pero mi mente no encuentra algo para identificar las opacas voces, llantos y gritos que escucho junto al ruido de autos y de una música lejana. Dentro de mi cabeza asocio esos sonidos con la quebrada voz de alguna mujer violada, el dolor de un muchacho navajeado en alguna calle desierta y totalmente oscura y el llanto de un niño espantado por algún habitante de la noche. Inquieto vuelvo a concentrarme en los sonidos que viajan sobre el lomo del polvo, diseccionándolos con el raciocinio. No hallo más que el sonido lejano de una cumbia, el monótono ladrido espantado de un perro y mi propia presión arterial en los oídos. Me tranquilizo y acomodo mi cabeza en la almohada, creyendo que esos llantos, esas voces y esos gritos fueron creados por mis propios miedos a la noche. ¿Sería posible acaso que esas voces, esos gritos y esos llantos correspondieran a misteriosos habitantes de la noche? Por ahora prefiero protegerme con la cobija hasta la cabeza y seguir durmiendo. Esperar que con la luz del amanecer vuelva a renacer la existencia como cada día lo ha hecho, durante siglos.

San Luis Potosí, S.L.P., a 30 de octubre de 2015.

martes, 24 de febrero de 2015

Una mariposa color malteada

UNA MARIPOSA COLOR MALTEADA

(Todos los derechos reservados)

Eduardo José Alvarado Isunza
ealvaradois@yahoo.com

Encuentro el bello cadáver de una mariposa.
Reposa inerte sobre el frío mosaico.
Un viento suave acaricia sus alas.
Pero su espíritu se ha ido a otro lado.
A otro lugar si lo hay.
No hay más qué hacer con ella.
Será alimento de cuervos o barrida a la basura.
Mis ojos tropezaron con ella casualmente.
Cuando iba a orinar.
Me llamó la atención su belleza.
Era de un color blanco cremoso e intenso.
Sus alas de color malteada salpicadas con lunares negros.

Apreté un momento la vejiga para mirarla.
Aprisionado en esta jaula de cemento jamás había visto algo así.
Ni imaginaba siquiera algo semejante.
Pero no hay más qué hacer por ella.
Sólo admirar su belleza e interrogarse por su muerte.
Quizás fue un manazo helado de la madrugada.
O una ráfaga de flit mataplagas.

De los que arrojan a los árboles para darles sana apariencia.
Contemplo su hermosura expuesta sobre el piso frío.
No hay más qué hacer.
Continúo hacia al baño y pienso en ella.

Quizás se haya acabado aquí su especie.
Mientras el vendedor de Sabritas deposita su producto.
La señora de la tienda hace cuentas.
Y una sinfonía de coches da sonido monstruoso a la existencia.

San Luis Potosí, S.L.P., a 24 de febrero de 2015.

miércoles, 28 de enero de 2015

Paradoja vintage

PARADOJA VINTAGE

(Todos los derechos reservados)

Eduardo José Alvarado Isunza
ealvaradois@yahoo.com

Ante la desgracia que vive toda la especie humana avanzado ya el siglo XXI, así como de la destrucción de las utopías y de la instauración de las distopías, existe una especie de involución. Las personas miran hacia atrás y se regocijan al observar, gracias a los documentos gráficos y audiovisuales, las experiencias de las décadas de los 60 y 70. Vivimos atrapados en una especie de paradoja del tiempo, pues, en aquellos días, escritores, cineastas, pintores, diseñadores, modistos, músicos, infinidad de intelectuales y movimientos de la juventud ofrecían una adivinación del siglo XXI, imaginaban un futuro más divertido, racional, sustentable, colectivo. Sin embargo, al vivir ya en aquel futuro, la humanidad se da cuenta que aquellas décadas eran el futuro, sólo que lamentablemente ya son pasado. Es la paradoja vintage y el revivalismo de la época modernista.

San Luis Potosí, S.L.P., a 28 de enero de 2015.