martes, 1 de noviembre de 2011

Secretos

SECRETOS

Eduardo José Alvarado Isunza
ealvaradois@yahoo.com

Gestionas una cuenta en Facebook y comienzas a hacer amistades con bellas y desinhibidas chicas. Luego tu mujer te pregunta si tienes una. Respondes que no: para qué quisieras algo así, qué pérdida de tiempo. Piensas que así burlarás su vigilancia. Preguntas a ella si tiene una y responde que no: es de ociosos, dice ella para tranquilizarte; apenas tiene tiempo para hacer la comida, lavar y atender hijos. 

Un día llega una solicitud de amistad. Tu órgano sexual respinga de inmediato ante la imagen de una chica hermosa. Aceptas la invitación sin analizarlo mucho y comienzas a asediarla hasta que acuerdan una cita. Llegas y entonces sientes la sangre congelada.

Es tu mujer. ¡Ay, muñequito!, te dice para tranquilizarte. No te asustes. No sabes cómo disfruto cuando me lo haces y pienso en Jacinto, Hermenegildo, Rubén y otros amigos del Facebook; y también siento cuando tú piensas en Natalia, Estefania, Griselda o tus amigas mientras me lo haces. ¿No es mejor esto que asistir a un club swinger?

Su sinceridad se despliega ante tu razón como un inesperado descubrimiento y te rompe por dentro como un vaso de cristal cuando estalla contra el suelo. Por días permaneces hundido en la confusión y en el silencio, mientras decides si continúas el juego o abandonas a tu mujer porque fatalmente supiste como ella también comparte tus propios secretos placeres. 

San Luis Potosí, S.L.P., a 1 de noviembre de 2011.

1 comentario:

ANTIFAZ dijo...

Disfruto tanto leerte.

Publicar un comentario