jueves, 1 de diciembre de 2011

La navaja de Ockham

LA NAVAJA DE OCKHAM
(Todos los derechos reservados)

Eduardo José Alvarado Isunza
ealvaradois@yahoo.com

Trabajaba con un grupo de estudiantes de licenciatura en gastronomía una materia relacionada con la elaboración del documento recepcional. O sea, metodología de la investigación documental, para hacer menos largo el cuento. 

Uds. saben que en una cuestión de ese tipo necesariamente debe uno caer en la lógica del conocimiento científico, sus teorías, sus paradigmas, sus métodos y sus técnicas.

Hablábamos precisamente de la "navaja de Ockham" como un procedimiento para elegir entre dos razonamientos en pugna y elegir el más lógico entre ellos, como proponía aquel monje franciscano para que las personas de su tiempo dejaran de creer en hadas y otras criaturas mágicas como responsables de los acontecimientos más naturales (como el movimiento de las hojas de un árbol causado por el viento).

Entonces uno de los estudiantes más tercos increpó con total convicción:

Pues ahí tiene usted. Entre elegir a la teoría del Big Bang y entre Dios para explicarnos la creación del universo, la más lógica entre ambas es la de Dios. Usted mismo nos da razón.

Debí quedarme con un sentimiento de frustración por tratarse de una universidad privada en donde trabajaba; y todavía debí aprobar a dicho masacote.

San Luis Potosí, S.L.P., a 1 de diciembre de 2011.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Descubrimiento

DESCUBRIMIENTO


(Todos los derechos reservados)

Eduardo José Alvarado Isunza
ealvaradois@yahoo.com

Doña Mónica Moreno, destacada científica y atea mexicana, ha llegado al siguiente descubrimiento, mismo que comparto con ustedes sin más deseo que el de ofrecerles algún conocimiento que les permita vivir sin preocupaciones ociosas:

“Está comprobado –nos dice ella con voz determinante, arqueando una ceja y con una contundencia tal que en el instante haría retorcer al mismo Popper– que el cien por ciento de la gente que toma agua y respira oxígeno, muere.”

Su hallazgo fue resultado de una meticulosa y precisa observación en centenares de individuos. Después de morir éstos, la investigadora interrogó a familiares o personas cercanas de los fallecidos, a fin de conocer los hábitos que llevaron en vida. Todos sin excepción habían consumido agua y respirado oxígeno.

A este hallazgo agréguese lo encontrado por otro científico y también ateo mexicano, que siguió tras las pisadas de doña Mónica Moreno. Según este otro lo mismo aplica para quienes comen frutas y verduras.

La conclusión de todos estos trascendentes estudios es que todos invariablemente mueren.

San Luis Potosí, S.L.P., a 10 de noviembre de 2011.

martes, 8 de noviembre de 2011

El asalto

EL ASALTO

Eduardo José Alvarado Isunza
ealvaradois@yahoo.com

La noche era una garganta oscura y el alumbrado eran dientes de luz invadidos por el sarro. Una mujer cruzaba por la plaza todavía con los poemas de Tomás Segovia en la  cabeza, leídos por éste unos días antes de morir.

Ella era frágil, de cintura breve y unos brazos escuálidos. Del fondo de aquella boca ennegrecida y de súbito apareció un hombre. A pesar de la luz infectada ella pudo fijarse en algunos rasgos de la cara del hombre. Eran zanjas brutales dejadas por una violenta supervivencia. Un ojo destrozado y una chorreante herida en el mentón.

El ser tiró con fuerza del maletín y los poemas de Segovia se esfumaron de la cabeza de la muchacha como hacen los poderosos vientos de febrero con las frágiles nubes de las últimas horas del invierno. Ella lo siguió unos metros; sus tacones se escuchan en el silencio como los de las gitanas hechizadas por los rayos de la luna. Clapclapclapclap.

La noche volvió a convertirse en una mancha negra apenas picada por las sucias luces. Ella volvió a casa, entristecida por la pérdida. En el maletín portaba documentos de valor personal: una memoria usb con una novela a punto de concluir con la que participaría en un concurso, sus identificaciones y varios proyectos editoriales en los que había trabajado arduamente. En cambio, llevaba una cantidad ridícula de dinero.

No pudo dormir, espantados sus sueños por el pesar y el susto. Al día siguiente salió de casa ya no con los poemas de Segovia en la cabeza, sino con la imagen del ojo destruido y la sangre en el rostro de aquel hombre. Como un golpe en el estómago descubrió el maletín en la puerta de entrada.

Sus dedos temblaban. Lo abrió con rapidez y observó sus objetos dentro, excepto el dinero. Caminó alegre por las calles donde detrás de cada esquina o entre los árboles aparecían seres desesperados por el desempleo y la falta de dinero. Después de varios minutos de meditar si denunciaba o no el asalto, decidió no hacerlo.

En el mundo quedaba algo de decencia y no sería ella quien destruyera ese ínfimo reducto de humanidad.

San Luis Potosí, S.L.P., a 7 de noviembre de 2011.

martes, 1 de noviembre de 2011

Secretos

SECRETOS

Eduardo José Alvarado Isunza
ealvaradois@yahoo.com

Gestionas una cuenta en Facebook y comienzas a hacer amistades con bellas y desinhibidas chicas. Luego tu mujer te pregunta si tienes una. Respondes que no: para qué quisieras algo así, qué pérdida de tiempo. Piensas que así burlarás su vigilancia. Preguntas a ella si tiene una y responde que no: es de ociosos, dice ella para tranquilizarte; apenas tiene tiempo para hacer la comida, lavar y atender hijos. 

Un día llega una solicitud de amistad. Tu órgano sexual respinga de inmediato ante la imagen de una chica hermosa. Aceptas la invitación sin analizarlo mucho y comienzas a asediarla hasta que acuerdan una cita. Llegas y entonces sientes la sangre congelada.

Es tu mujer. ¡Ay, muñequito!, te dice para tranquilizarte. No te asustes. No sabes cómo disfruto cuando me lo haces y pienso en Jacinto, Hermenegildo, Rubén y otros amigos del Facebook; y también siento cuando tú piensas en Natalia, Estefania, Griselda o tus amigas mientras me lo haces. ¿No es mejor esto que asistir a un club swinger?

Su sinceridad se despliega ante tu razón como un inesperado descubrimiento y te rompe por dentro como un vaso de cristal cuando estalla contra el suelo. Por días permaneces hundido en la confusión y en el silencio, mientras decides si continúas el juego o abandonas a tu mujer porque fatalmente supiste como ella también comparte tus propios secretos placeres. 

San Luis Potosí, S.L.P., a 1 de noviembre de 2011.

sábado, 22 de octubre de 2011

Una rara enfermedad

UNA RARA ENFERMEDAD



Eduardo José Alvarado Isunza
ealvaradois@yahoo.com

Una noche sufrí de una enfermedad tan extraña que dudo de la existencia de referencias suyas en las crónicas de medicina. Enseguida contaré como me cayó encima aquel padecimiento y cómo pude sanar.

Caminaba por una amplia calle, flanqueada por árboles entre cuyas ramas pendían redes elaboradas por unas arañas impresionantes que jamás había visto ya fuese en persona o mediante documentos.

Dichas arañas eran redondas y de color negro, muy parecidas a las Capulina, pero más grandes y éstas de una materia cartilaginosa. Supe de esta cualidad suya cuando, al pasar debajo de uno de aquellos árboles, mi hombro rozó una red y el bicho, que en ella aguardaba pacientemente su alimento, cayó al piso.

Impulsado por un terror incognoscible y debido a la amenaza que representaba aquella criatura, de inmediato la oprimí con uno de mis zapatos esperando despanzurrarla, como a menudo sucede con los insectos. Fue entonces cuando me vi sorprendido por su elasticidad y resistencia.

Parecía que pisaba una goma y no un insecto. Después de varios intentos por eliminarla de la superficie del planeta admití que mis esfuerzos serían vanos y continué mi paseo.

Al poco tiempo sentí una insoportable picazón en la espalda. Intenté quitarme la comezón, rascándome con severidad, pero sólo conseguí dañarme la piel. Decidí volver a casa para estudiar frente a un espejo qué causaba aquella irritación.

Lo que apareció reflejado fue una de las más extraordinarias y al mismo tiempo temibles visiones que haya tenido y espero nunca volver a experimentar. De la espalda brotaba un furúnculo del tamaño y de la apariencia de una biznaga de la Sierra de Bocas.

Al intentar quitarme las espinas observé cómo permanecían protegidas entre ellas unas palomillas de color morado. Revolotearon y se fueron cuando sintieron la desafiante proximidad de mis dedos.

Pero si esto ya era asombroso todavía estaba por venir otro evento más terrible. Cerca del cuello crecía una especie de viña de la cual surgía una flor maravillosa.

Corrí entonces presa de la angustia ante mi padre. Me miró con tranquilidad con sus ojos grandes y oscuros. Puso dos de sus dedos en una rama de la vid y jaló.

No sufrí cuando de entre los poros de mi piel extirpó una uva del tamaño de un dedo pulgar. Me admiré al verla y admitir su autenticidad. Tan pronto efectuó aquella operación, yo recuperé mi salud.

Nunca he vuelto a sufrir aquella enfermedad. Sólo puedo decirles que la contraje en un mundo lejano, situado en una galaxia a la cual sólo es posible llegar a través de los sueños.

San Luis Potosí, S.L.P., a 22 de octubre de 2011.

viernes, 21 de octubre de 2011

Tropiezos

TROPIEZOS

Eduardo José Alvarado Isunza
ealvaradois@yahoo.com

Si estás triste por haber roto una relación y andas como se dice arrastrando las chanclas, siempre piensa que cruzando la calle tropezarás con alguien mejor a quien echarás el café encima y luego te lo llevarás a casa a lavar su camisa.

Quizás a la vuelta de muchos días y cuando tu y aquella persona con quien tropezaste ya estén aburridos, o les parezcan insoportables los pelos de la cabeza tirados en el lavabo o en piso de la bañera, o sean incapaces de aguantar sus aromas íntimos en la cama, porque es cierto que siendo amado uno huele mejor, entonces vuelve a salir de casa con una taza de café y échala sobre aquella persona a quien mires en los ojos que disfrutará cómo lavas su camisa como si tuviese pastel en la lengua o se volverá loquito con tus olores.

Si aún así no tienes suerte y con los días se enfadan porque usaste su navaja para rasurarte los pelos de las piernas o porque usaste su cepillo de dientes que compraste del mismo color para mostrarle que eran almas gemelas, entonces vuelve a cargar café y sal de casa.
Entiende que la vida está llena de tropiezos con la gente equivocada y siempre habrá una estrategia para pasar los días en compañía de alguien.

San Luis Potosí, S.L.P., a 21 de octubre de 2011.

El día del informe

EL DÍA DEL INFORME
(Todos los derechos reservados)


Eduardo José Alvarado Isunza
ealvaradois@yahoo.com



Un trabajador de la televisión me comentó cierta vez cómo tuvo necesidad de pasar varios días encerrado dentro de un auditorio en donde el gobernador daría su informe anual de actividades.


Enfadado me contó que debido a esas faenas no pudo ni ir a dormir a casa ni mucho menos comer con su familia, contra lo que acertadamente acostumbraba.

Aquella incomodidad se debía a que además de preparar todas las cuestiones técnicas, debían crear un escenario muy semejante al del momento en que el personaje de enorme poder comparecería ante el pueblo y ante otros individuos de mayor o de igual poder que el suyo.

Él y su grupo debían estar alertas y preparados durante todo el día, pues el gobernador llegaba de súbito al sitio y así como iba se apostaba en la tribuna donde daría su informe. Ya en el punto donde se congelaría toda la vida en el día establecido, decía un discurso de memoria con unos ojos inflamados y apuntados en dirección de una audiencia invisible.

Era tan cómico aquello que incluso uno de sus lacayos, que recibía fuertes cantidades de dinero por arrendar su voluntad, todavía tenía la desfachatez de pararse del asiento y aplaudir con fuerza, según él para imitar al público entonces ausente.

A partir de esta conversación de una humilde persona me fue revelado un estupendo conocimiento; y así pude saber que los hombres en el poder no solamente decían pendejadas, sino que también las ensayaban.

San Luis Potosí, S.L.P., a 21 de octubre de 2011.








jueves, 29 de septiembre de 2011

No reces tanto

NO RECES TANTO
(Todos los derechos reservados)

Eduardo José Alvarado Isunza
ealvaradois@yahoo.com

¿Si sabían verdad de un futbolista mexicano que juega en el Manchester United y se le conoce como "El Chicharito" Hernández? Este muchacho se ve que es muy religioso. Cuando inicia un juego como titular se hinca a mitad del campo, levanta la vista, extiende las manos al cielo y algo dice a alguien allá arriba. Sin embargo, anota pocos goles y sus rivales le tratan a patadas.

En cambio, hay un futbolista argentino que juega en el Barcelona y se le conoce como "La Pulga" Messi. Este muchacho parece no ser tan creyente, pues siempre inicia de titular y nunca se hinca a mitad del campo ni pide mucho al cielo. En cambio, anota muchos goles y sus rivales tratan sus piernas mejor que a una taza de porcelana.

Así demostramos que mientras menos reces te va mejor.

San Luis Potosí, S.L.P., a 29 de septiembre de 2011.

sábado, 17 de septiembre de 2011

Locura

LOCURA
(Todos los derechos reservados)

La locura es simétricamente proporcional a la locura del sistema en donde se halla el loco.

San Luis Potosí, S.L.P., a 17 de septiembre de 2011.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Soy ateo


Eduardo José Alvarado Isunza
ealvaradois@yahoo.com

Creo que soy ateo desde los diez años, cuando me di un madrazo con el martillo en un dedo y le menté su pinche madre a dios. Volteé al cielo y con el puño cerrado y desafiante le dije:
--¡Chingas a tu madre!
No me critiquen. Como ven, era todavía un mocoso y no podía diferenciar entre mentarle su madre y mentarle su padre.
Me preguntan si sentí algún temor al mentarle su inexistente madre al inexistente dios. Y les respondo que no sentí algo, porque ya en ese tiempo sabía que eramos un experimento de una civilización extraterrestre.

San Luis Potosí, S.L.P., a 7 de septiembre de 2011.

Crucifijo

CRUCIFIJO

Eduardo José Alvarado Isunza
ealvaradois@yahoo.com

Vendo crucifijo marca INRI por no saber cómo utilizarlo y necesitar de espacio. Es de una generación anterior al "on/off",  por lo que no aseguro que pueda comunicarse con alguien.

San Luis Potosí, S.L.P., a 31 de agosto de 2011.

martes, 30 de agosto de 2011

Mira el suelo

MIRA EL SUELO

Eduardo José Alvarado Isunza
ealvaradois@yahoo.com

I

Es mejor mirar el suelo que mirar el cielo. Arriba no encuentras nada, en cambio abajo cuando menos puedes encontrarte cien muy buenos pesos para una torta y un chesco.

II

El ser común debe mirar el suelo a mirar el cielo. Dejemos que los sabios miren el cielo y que el ser común mire el suelo.

III

Yo prefiero mirar el suelo que el cielo, porque si no miro el suelo y me entretengo con el cielo de perdido me lleno de caca los zapatos.

San Luis Potosí, S.L.P., a 30 de agosto de 2011.

viernes, 22 de abril de 2011

Bikinis

BIKINIS


Eduardo José Alvarado Isunza
ealvaradois@yahoo.com

En estas vacaciones he disfrutado de una magnífica vista del mar y de las muchachas en bikini brincando sobre olas de tan mansitas que dijera hasta el océano respeta sus lindos piececitos y sus deliciosos glúteos de panqué. Todo desde mi televisor, ubicado justo frente a mi cama, por donde miro recostado ese mundo y a veces me gana uno que otro sueño de andar por la playa mirando a las muchachas y alegrar mis ojos con sus formas de espuma y endulzar mis oídos con sus risas de caramelo.

San Luis Potosí, S.L.P., a 22 de abril de 2011.

Encarcelados

ENCARCELADOS
Eduardo José Alvarado Isunza
ealvaradois@yahoo.com

Los pobres tenemos la ciudad por cárcel y la casa por celda. Y quienes de entre los más osados aventureros del pueblo se arrojan a conocer esta piedra espacial, sin más capital en sus mochilas que su propio espíritu andariego y trashumante, reciben a cambio toda clase de maltrato policíaco y las maldiciones de la sospecha en sus aspectos. Aún y a condición de enfrentar riesgos, de sufrir palos, extorsiones y castigos de los vigilantes del orden burgués, así como de personas infectadas de racismo o inyectadas por el virus del odio social, existen jóvenes que mantienen vivo el fuego de la libertad y de la aventura humana y se lanzan a visitar playas, sitios fantasmas y bosques mágicos, pues hay quienes mueren sin siquiera haber podido conocer algo más allá de las murallas de su propio pueblo.

San Luis Potosí, S.L.P., a 22 de abril de 2011.