sábado, 13 de noviembre de 2010

Gusanos

GUSANOS


Eduardo José Alvarado Isunza
ealvaradois@yahoo.com
Cada historia que escuchamos acerca de las acciones criminales en mi país nos hace ver la dimensión de la gusanera bajo nuestros pies. Pisamos un débil cascarón que se horada con el tocamiento más simple y de cuyo interior brotan criaturas espantosas. Mi país fue hecho el país de los gusanos. Nos horroriza cada historia criminal que escuchamos de la viscosa complicidad entre políticos, empresarios, militares y policías. Conforme oímos detalles de la vida bajo nuestros pies o fuera de nuestros ojos, el umbral de asombro va extendiéndose hasta fronteras propias de la locura o de una imaginación pervertida. Nos juzgan paranoides cuando hablamos de la existencia de ese mundo habitado por seres abominables, cuajados de células diabólicas. Nos dormimos preguntándonos si tendrán razón quienes nos creen enfermos de psicosis. Pero cuando despertamos percibimos la presencia de esas criaturas monstruosas; las descubrimos resollando detrás de nuestra nuca; esperando pacientemente el minuto preciso en que seremos desollados en cualquier cuartucho de la ciudad con sus filosos dientes.

San Luis Potosí, S.L.P., a 13 de noviembre de 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario