martes, 2 de noviembre de 2010

Cuatro cabezas

CUATRO CABEZAS


Eduardo José Alvarado Isunza
ealvaradois@yahoo.com


Después de varios años de haberse ido a los EEUU en busca de las oportunidades que no encontraran en su tierra, unos paisanos volvieron a ésta. Venían a bordo de una estupenda camioneta, que presumirían como producto de su esfuerzo. Hacían emocionados aquel viaje por encontrarse nuevamente con la familia y con las amistades que habían dejado en México. En la carretera, en un punto próximo a su destino, fueron detenidos por un grupo de delincuentes, quienes les quitaron su hermoso vehículo y su dinero. No les quedó más que seguir, ahora caminando al borde de carretera. Molestos por cómo eran tratados en su añorada tierra y lamentándose por su situación, kilómetros adelante fueron interceptados por otro vehículo, lleno de hombres armados. Éstos les preguntaron por qué caminaban. Al enterarlos de que habían sufrido el robo de su vehículo, el comando se alejó a toda velocidad. Un rato más tarde volvieron a ser alcanzados por estos últimos, quienes les llevaban una sorpresa: su preciosa camioneta y su dinero. La familia de paisanos se alegró inmensamente y volvió a creer en su tierra. También existían en ella grupos que protegían a las personas de bien y hacían justicia. Ya en casa de su familia y después de los interminables abrazos de bienvenida y suspiros arrebatados por la nostalgia, bajaron sus pertenencias. Entre ellas se encontraba una enorme hielera, en donde cargaban refrescos y comida para el viaje. Casi se mueren de un infarto cuando descubrieron un contenido macabro. Dentro del recipiente había cuatro cabezas humanas. Pertenecían a los mismos hombres que les habían robado su camioneta y su dinero. Repuestos del espantoso hallazgo, acudieron ante la policía a entregar las cuatro cabezas. Sin embargo, la autoridad los detuvo y consignó ante un juez, como presuntos responsables de aquellos bestiales actos. Pasaron semanas en prisión, hasta ser liberados por una buena defensa. Este fue el trágico retorno de estos paisanos. Tan pronto como fueron absueltos, volvieron a los EEUU jurando no regresar. ¿Quién lo haría en su juicio?

San Luis Potosí, S.L.P., a 3 de noviembre de 2010.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

es una historia de lo mas interesante no dudaria que fuera verdad.. por el simple echo de haberla hubicado en mexico jaajajaja felicidades muy buen trabajo

Anónimo dijo...

apreciable sr. es una historia muy buena, creíble es cierto por ubicarla en México se llena de realidad, super bien!!!!!!

reyna moreno dijo...

Cualquier parecido con la realidad..........¿Es pura coincidencia???? Noooooooo!!!!!!

Anónimo dijo...

Hola, una historia no tan fuera de la realidad, lamentablemente en el país entre nosotros mismos nos frenamos para progresar, a que se deberá??? Me gustó, se me hizo concreto, interesante y además de todo me hizo revivir un episodio de mi vida. Saluditos y éxito. Se te admira!!!!

Publicar un comentario